Ciudad Metro
A V I S O ¡ ¡ ¡


ESTA PAGINA ES UNICAMENTE DE JUEGOS DE ROL POR FORO
SI ESTO ES LO TUYO, UNETE

Bienvenido a Ciudad Metro.

Sean bienvenidos a esta pagina de rol por foro, Ciudad metro es un espacio abierto para la libre expresion de sus ideas; donde podran compartir sus historias y personajes y unirte a cualquiera de los arcos que ya estan en curso.

Cronicas de Echeide Libro 1: Frontera de Mordkhan

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Re: Cronicas de Echeide Libro 1: Frontera de Mordkhan

Mensaje por yeztli el Vie Nov 11, 2011 3:10 pm

Leales a su raza y a sus instintos, los skaven aparecieron de todos lados como una horda de ratas reunidas en marejada.
Fata lanzó un polvo alrededor de ella y Lithien que con las expresiones adecuadas engendraron un remolino que se abría en espiral lanzando roedores por los aires.
El viento cesó y los roedores aturdidos se incorporaban para masacrar a cualquiera que no oliera a Skaven.

Lithien: Eso sólo nos otorgó poco tiempo, pero creo que es suficiente.

Con agilidad felina Lithien se colgó de una rama con un brazo mientras su otra extremidad jalaba con rudeza a Fata hacia las alturas.

Fata: No era necesario que me jalaras, se cómo escabullirme.

La pareja comenzó a saltar entre el ramaje ocultándose de sus perseguidores; quienes no atinaban a verlas entre las ramas, pero si a olerlas y a no perderlas.
Uno de los skaven alcanzó el árbol donde ellas se encontraban y tomó con fuerza el bastón de Lithien tratando de asirse a ella.
Craso error, el bastón se transformó a una orden en una serpiente que mordió sin piedad el rostro del skaven cuyo cuerpo languideció inmediatamente mientras comenzaba su caída.
En el aire, el brazo de Fata alcanzó a asegurar al skaven y en un instante colocó una semilla en su hocico y lo soltó.
El golpe seco del cadáver atrajo a los demás skaven que juraron venganza mientras rodeaban el árbol blandiendo sus hondas por un lado y sus espadas en por el otro.
Un gorgoteo se escuchó del vientre del skaven fallecido y su color cambió, encendiéndose al rojo vivo provocando una explosión que dejó malheridos y mutilados a los más cercanos.
Lithien no perdió el tiempo y cerró los ojos mientras rezaba en lengua élfica y a media voz.
Algunas enredaderas cobraron vida circundando los cuellos de los skaven y estrangulándolos antes de que pudieran reaccionar; pero los rezos de la elfo no cesaban y el seguro suelo donde los roedores se mantenían se transformó en una gigantesca arena movediza que empezó a engullirlos mientras sus brazos desesperados soltaban las armas buscando la firmeza de un suelo que ya no existía.
Una flecha en llamas cayó cerca de la rama donde hincadas se mantenían Lithien y Fata. El árbol comenzó a incendiarse...

########################

Una facción considerable de skaven escaló con rapidez la montaña donde se encontraba su chamán; a unos cuantos metros de la entrada se posaron en sus patas traseras para impulsarse hacia la entrada de la cueva.
Pucel observaba la escena mientras daba la espalda a Trall y al chamán que aún tenía el cuerno con el que había llamado a sus defensores.

Pucel: Trall ven hacia acá.

Trall se giró y acudió donde estaba el demonio.

Pucel: Posa tus manos sobre las piedras que están al lado de la entrada de la cueva.

Trall obedeció pero no entendía cuál era el fin de dicho acto.

Pucel: No te distraigas, enfoca tu atención en tus manos y piensa en tu maldición.

Trall: ¿Qué hacemos?

Pucel: Sólo hazlo.

Trall enfocó su mirada en sus manos y rememoró su vida y la maldición que lo había aquejado, sus manos comenzaron a brillar. Pucel colocó una de sus manos sobre la de Trall y el destello cambió a un rojo concentrado.
Los skaven dieron el salto con las armas en la mano y la entrada de la cueva cambió de lado estrellando a los roedores contra un muro infranqueable.
Los skaven aturdidos empezaron a rodar cuesta abajo mientras otros de su especie los evadieron y se lanzaron sobre la nueva entrada.
Pucel despegó las manos de Trall de la pared y la entrada regresó a su sitio, estampando nuevamente a los que habían osado impulsarse hacia la cueva.
Pucel giró para ver al chamán y sonrió sardónico.

Pucel: Creo que te quedaste sin mercenarios, deberías llamar más.

Sia: Injsolente, hordajs enterajs los devoraran.

E instintivamente Sia volvió a llevarse el cuerno a su hocico y emitió nuevamente el estruendo que llamó a los skaven.

Incontables pares de luces empezaron a parpadear en la oscuridad y a llenar las tinieblas con pequeños destellos que se acumulaban y entre sí.
Los destellos precedieron a los cuerpos desgarbados de más skaven que empezaron a escalar por la montaña.
Un nuevo estruendo brotó del cuerno y Pucel giró hacia Trall.

Pucel: Grita hacia el cuerno con tus manos rodeando tu boca.

Trall esta vez no preguntó, y sus manos aún destellando, rodearon su boca emitieron un grito que alcanzó al cuerno. El sonido de este se intensificó y la montaña comenzó a temblar sacudiendo polvo y pequeñas piedras dentro del lugar.

Sia: ¿Qué hicijste?

Afuera no era polvo y guijarros los que descendían, sino enormes rocas desprendidas de la montaña que aplastaban los cráneos de los roedores y los sepultaban en una tumba improvisada.

Los ojos de Sia se encendieron y sus delgados dedos se alargaron como vendas interminables que alcanzaron a los dos intrusos aprisionándolos y estrujándolos.

Trall: ¡aghh! Alguna otra idea.

Pucel: Me decepcionas chamán ¡aghh! Antes tenías poder para pudrirnos en vida. Eees todddo lo que te queda.

Sia: Estúpido, no sabes cuánto poder tengo, Pudriré toda la chijspa vital en ustedejs dos.

Los dedos del chamán se tornaron negros y esta oscuridad alcanzó a los dos,
pero fueron los dedos del chamán los que se disolvieron y un grito de dolor sacudió sus entrañas.

Sia: ¿Qué pasa?

Pucel: Roedor torpe, no puedes absorber mi energía vital y pudrirme: soy un demonio mi alma ya está ulcerada y tu magia no puede absorber la poderosa maldición de Trall, no tienes el poder para eso.

El chamán seguía postrado de dolor y unas palabras imperceptibles para los demás rezaron una oración maldita que inició su transformación en una rata gigante cuyas fauces y garras exigían sangre en venganza por la humillación…
avatar
yeztli
GM
GM

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 28/06/2010
Localización : Pues aquí


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronicas de Echeide Libro 1: Frontera de Mordkhan

Mensaje por Ginriu el Dom Nov 13, 2011 9:15 am

El fuego se había extendido a otros arboles, provocando un incendio que provoco que los skaven retrocedieran hasta los limites del bosque,vigilando que las dos intrusas no pudieran de salir de allí sin enfrentarse a ellos, algo que Fata y Líthien supieron en cuanto vieron el panorama desde una de las copas cercanas, aún no afectada por el fuego. Una mirada de la vampira a la elfa basto para que esta se diese cuenta de su plan, respondiendole:

Líthien:Oh, no te preocupes, te cubriré.

Así,empezó a recitar unos hechizos mientras la no-muerta salía de la arboleda, confiando en que los hechizos de la elfa la protegerían lo suficiente como para llegar a la cueva, donde la defensa sería mucho más fácil, pero nada más salir fue derribada, cayendo al suelo cuando cientos de pequeñas estacas incendiadas se le clavaron en la espalda. Aunque indefensa, los skaven no la atacaron, confundidos al ver al autor del ataque, que ella misma pudo descubrir al girarse:

Fata:!Líthien! ¿Que estas haciendo?

Líthien:Mira a lo obvio, compañera, estoy de su lado – para reforzar esta afirmación, unas fuertes ramas atraparon las extremidades de Fata, dejándola prisionera.

Capitán Skaven:¿Entonjcejs te ejstas rindiendo?

Líthien:Nada más lejos de la realidad, me estoy aliando con vosotros,pues tengo una jugosa propuesta que hacerle a tu jefe – en vista de que las criaturas iban a matarla igual, la elfa continuo- Concierne al “Portador”.

Al oír el nombre de su deidad en boca de la extranjera, el jefe del grupo decidió hacerle caso, aunque con algunas condiciones: Bien, pero no jsomojs tontojs, irajs allí atada y amordajzada.

Skaven1:¿Que hajcemos entoncejs con ejsa? - refieriendose obviamente, a Fata.

Capitán Skaven: Dejadla vivir, jsera un buen jsacrifijcio para El Portador.

Así, mientras llevaban a la elfa a donde su jefe, la vampira volvió a mirar el mensaje que tenía ella grabado en la palma de su mano, escrito en elfico, que la no-muerta conocía bastante bien, sabiendo que decía: “Sigue disimulando”


Al final de la caverna, Pucel y Trall luchaban contra la monstruosa bestia en la que se había convertido el chaman, que no había perdido ni un ápice de inteligencia, por lo que además de enfrentarse a una gran fuerza y estremecedora rapidez, también debían lidiar con los hechizos y la astucia del skaven,por lo que solo podían estar a la defensiva, salvándose de las enfermedades y venenos que la criatura desperdigaba, gracias a los hechizos protectores de Trall, que entonces se gano la completa atención del skaven, atacándolo con sus garras justo después de lanzar un proyectil de humo negro a Pucel, que sin embargo gracias a la ayuda de su magia había engañado a la criatura, escapando al ataque y pudiendo acercarse sigilosamente por detrás, armado con un cuchillo encantado previamente, que sería capaz de eliminar la transformación y paralizar a la criatura. De pronto, un rayo atravesó el cuerpo del demonio, aturdiendo lo lo que sorprendió a Trall, que no pudo esquivar un golpe de Sia, cayendo al suelo inconsciente. El chaman se destransformo mientras veía a Líthien, completamente desatada, al lado de una estantería llena de pócimas y otros artilugios:

Líthien: Agradece a tu capitán de que me liberara cuando llegamos, de otra manera, no hubiera podido ayudarte.

Sia:¿Quien erejs, orejajs puntiagudajs?

Líthien:Mi nombre es Líthien y por desgracia, tengo que reconocerlo, yo estaba con estos pobres guerreros, pero cuando vi a tu grannndiosa tribu, analice la situación y vi un mejor futuro a tu lado. Veras, el plan inicial de mis excompañeros era capturarte para ofrecerte en sacrificio al Peregrino Nocturno, pero al sentir tu poder, creo que se puede rescatar este plan y modificarlo para tus intereses.
Sia: ¿Y para que querría yo a ejse Peregrino? ¡El Portador me da lajs rejspuejstajs que necejsito!

Líthien:No lo dudo, pero sin embargo, no son respuestas lo que te ofrezco. Mi pueblo ha invocado antes al Peregrino y he aprendido rituales para convocarlo... y aprisionarlo, así, con mis excompañeros como sacrificio y tu energía como canalizante, podría atrapar al Peregrino el tiempo suficiente como para que lo sacrifiques a El Portador... imaginate las recompensas y el poder que te dará, imagina las plagas que esparcirás, las muertes que provocaras... un futuro lleno de gloría te esperara...

Sia:Jsi... jsi...pero ¡un momento!¿ porque hajcejs esto? ¿Que ganajs tu?

Líthien:He estado el suficiente tiempo con mis compañeros como para ver que pueden suponer un peligro para mi pueblo, así que esta es la manera perfecta de acabar con ellos, ¿no crees?

Sia:Bien, bien ¡vojsotros!¡Coged a los invasjores y llevadlojs afuera!¡El ritual inijciara de inmediato!

Entretanto, Pucel había logrado ponerse de pie cuando varias enredaderas lo agarraron a él y a Trall, llevándolos por el aire hasta donde los skaven

Pucel:¡Líthien, piensa!Nos necesitas para rescatar a Galen, tu pueblo lo necesita, es el único que puede manejar la ciudad y protegerla de los problemas – le urgió el mago cuando paso a pocos centímetros de la elfa.

Líthien:Me sorprendes, Pucel, muy astuto e inteligente, pero no, no caigo, porque veras, fallaste en algo. No os necesito para rescatarle porque yo no estoy sola en esto, hay agentes de los elfos en muchos lugares y a ellos no le costaría demasiado descubrir y rescatar a Galen...pero no te desanimes, Pucel, ha sido un buen intento.

Ya en el exterior, la elfa dibujo en el suelo un circulo grande y en su interior varios símbolos que ocupaban todo, exceptuando el centro, donde estaba un segundo circulo más pequeño. El primer circulo estaba rodeado por Sia y su hueste de skavens, quienes custiodaban a los intrusos, puestos encima de uno de los símbolos.

Líthien:Los preparativos han terminado, chaman, toca esforzarse, ahora únete a mi.

Así, en completo idioma elfico, Líthien empezó el cántico que fue apoyado por la energía y el poder de Sía sobre el ritual, cuyos dibujos empezaron a encenderse gradualmente hasta que en el centro se formo, con un fogonazo de luz, algo parecido a una puerta. En ese momento, Trall, Pucel y Fata se liberaron y empezaron a luchar contra los skaven de alrededor, provocando la distracción que la elfa necesitaba para clavarle el cuchillo de Pucel a Sía en su cuello justo cuando saco una gema alma que la mujer había obtenido de la caverna del Skaven,absorbiendo la gema toda la energía vital del ser e inmediatamente el grupo corrió hacia la puerta cuando unas enredaderas obstaculizaron el paso del trío, llegando Líthien en primer lugar:

Líthien:Lo siento,Pucel, quizás mi pueblo necesite a Galen, pero yo no soy mi pueblo.

Entonces, se metió por la puerta y esta en un fogonazo de oscuridad desapareció, dejando solos a sus compañeros y en realidad, totalmente solos, pues los skaven también se habían retirado.

Trall:La muerte de su líder los ha asustado, pero volverán. Y con refuerzos, así que tenemos que irnos de aquí.

Fata: ¿Y luego que? Esa maldita elfa nos ha quitado la única oportunidad de contactar al Peregrino esta noche. Y no se si vuestros chicos duraran tanto...

Pucel: Aún tenemos una oportunidad, Líthien, se llevo la gema alma del skaven con ella, que también es un método para convocar al Peregrino, así que por algún motivo, ella lo necesita así que tenemos que alcanzarla antes de que lo invoque...
avatar
Ginriu
GM
GM

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 25/07/2010
Edad : 25
Localización : Canarias...creo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronicas de Echeide Libro 1: Frontera de Mordkhan

Mensaje por Yatsil Ikikunari el Lun Nov 14, 2011 9:56 am

[b]Echeide, el peor lugar que puede existir, almenos para Xayde, fue donde vivio como mortal, donde se enamoro, donde ademas de romperle el corazon la dejaron herida de muerte. Odiaba cada ser vivo que ahí nacía y crecía, odiba toda noticia que llegaba a ella de ese horrible reino; habia jurado jamas volver ni saber nada más de él, el gran Archimago. Aquel día después de tanto buscarlo y de tantos rechazos quiso demostrarle que era más poderosa y que él se arrepentiria por no haberla ni siquiera volteado a ver, incendio la aldea en la que vivio, llamo a la oscuridad absoluta que produjo 10 dias con sus noches en tinieblas, lo único que se podía ver era los destelloz de la pelea que sostuvieron Xayde y el Archimago. Ella invocó un hechizo capaz de destrozar los huesos del hombre mas fuerte, el Archimago -y aun no sabe como sucedio- le devolvio el ataque, Xaide experimento el dolor mas atroz en su vida, pensó que había muerto pero no sucedió y con las pocas fuerzas que le quedaban salió huyendo.

Sólo deseaba la muerte y esta no llegaba en cambio llegaron unas serpientes extrañas negras y brillantes, levitaban a excasos centrimeetos del suelo, por alguna extraña razon las podia entender. Xayde se dejo conducir a un extraño lugar los árboles eran muy altos que no permitian el paso de la luz se oían lamentos entodas partes. Ahí descubrió a alguien que tenía una capa negra, no se le veía el rostro, hablaba de forma extraña, pero le entendía, e igual que las serpientes levitaba. El extraño le ofreció vida eterna sin dolor, cualquiera que éste fuera, poderes inalcanzables a cambio de un favor, el cual se lo haría saber en su momento. Xayde acepto, el extraño le entrego una alabarda mágica y dejó a las serpientes para que le sirvieran; así vivió muchos años, hasta q se le olvidó el trato con el extraño.

Empezó a escuchar rumores sobre Echeide, los reinos eran atacados por seres sobrenaturales, y una día apareció aquel extraño le pedia que pagara su favor, Xayde vio la oportunidad de esta vez sí lograr su objetivo y acepto. Primero habría que saldar cuentas, buscaría a aquellos que fueron los más cercanos al mago y los mataría, envío a sus serpientes wambas a buscar en Echeide y lo que encontraron fue que el Archimago había muerto desde hace mucho tiempo, su más querido pupilo fue el alcalde Galen, el que más problemas parecía tener y encima de todo esto se desconocía su paradero.

“De acuerdo, lo buscaré, lo torturare y mataré”

La diversión comenzaba nuevamente, reinaría el caos, el dolor y la sangre, como en los viejos tiempos.
avatar
Yatsil Ikikunari
ROLERO
ROLERO

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 06/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronicas de Echeide Libro 1: Frontera de Mordkhan

Mensaje por Janox el Vie Nov 18, 2011 5:32 pm

A pesar de que mi trabajo es matar a este hombre, y que además él lo sabe, aun así, su prioridad es mantenernos a los tres a salvo, algo raro en un humano, más raro es lo que nos está ocurriendo, no tenemos comida y apenas tenemos una fogata pequeña para los tres, si esto sigue así, no duraremos más de tres días, y créanme, no era mi idea morir en un lugar como este, rodeado de dos humanos, un ruido, parece mi día de suerte, los Namchés vuelven, Galen tenía razón, el hambre es más poderosa que el miedo, su gente lo sabe bien…

Elrond: Vienen, los Namchés, ya están acá, así que Galen, cual es el plan?

Galen: Matar tantos como podamos, así tendremos comida.

Lartan: Jaajajajajaja, disculpen que me ría, pero si quieren conseguir comida de esas cosas, no tendrán buena suerte, somos solo tres, lo mejor será planear algo.

Elrond: Si, bueno tú hazlo, nosotros estaremos ocupados…

El semi-elfo se puso de pie y apunto con su arco hacia el bosque, disparo y el tiro al impactar la piel del animal exploto provocando una gran luz.

Elrond: Esas son mis favoritas, bien Lartan tienes tu plan o necesitas más tiempo?

Lartan: Mierda, no me esperaba eso, no puedo ver bien, como estas tu Galen?

Galen: En igualdad de condiciones amigo mío… era una trampa de este elfo! Nos aturde para huir!!

Elrond: Ho-o olvide decirles que se taparan los ojos? Bueno suerte con los Namchés!

El arquero salió corriendo, pero no pudo huir muy lejos, pues otro Namche se abalanzo sobre él, lanzándolo contra u árbol, luego volvió a cargar contra él, pero Elrond rodó haciéndolo chocar contra el árbol, quedando atorado por su cuerno en el árbol. Luego desenfundo nuevamente, dándole un certero tiro en la espalda con una flecha con polvos paralizantes, sabía que la piel de estas criaturas era demasiado dura como para atravesarla con una flecha.

Galen y Lartan hacían lo que podían, aun enceguecidos por la primera flecha, solo con sus oídos pudieron esquivar a los Namchés que los atacaban, no durarían mucho asi, por suerte para ellos Elrond regreso…

Elrond: Ahora cierren los ojos!!!

Lanzo tres flechas que nuevamente al chocar con los cuerpos de las criaturas emitieron una ráfaga de luz que las dejo a ciegas, luego se acercó a Galen y Lartan para untarles algo en los ojos, al abrirlos podían ver nuevamente.

Elrond: Lamento lo de hace un rato camaradas, pero necesitaba que estuvieran acá para atraer más de esas cosas y ser más efectivo.

Lartan: Te creo, pero pudiste avisarnos.

Galen: Bien como las derrotamos?

Elrond: Derrotarlas? Estás loco eso es imposible!

Lartan: No, no lo es, podemos hacer que usen sus cuernos contra ellos, debemos llevarlos a los pies de una montaña y hacer que se atrapen en una avalancha como lo hicieron la última vez!

Galen: Eso nos dejara a merced de la avalancha también, a menos que encontremos una forma de cubrirnos de esta.

Elrond: Si pueden volar, muévanse, no queda mucho tiempo para que puedan volver a ver!

Pero al girarse un enorme Namche con un árbol en el cuerno, furioso los miraba listo para su ataque.

Elrond: Lo olvide, creo que hice enojar al grandote, mis flechas paralizan rivales de estatura promedio, no gigantes de hielo, así que, bueno no duro lo que debía, sugerencias?

Galen: Bien elfo, observa como lo hace un hombre!

Elrond y Lartan intentaron detener a Galen, pero este fue demasiado rápido y se lanzó contra el monstruo, quien lo embistió, Galen, se lanzó por el frio y gélido suelo para asestar una estocada en el vientre de la criatura mientras se deslizaba por debajo de él, Elrond saco una flecha explosiva y le dio de seco en la herida provocada por Galen, la explosión revendo al gigante llenando su improvisado campamento de tripas y sangre…

Lartan: Bueno al parecer son derrotables no creen?

Galen: Así es, un hombre con voluntad, puede derrotar lo que sea, un buen hombre me lo enseño…

Elrond: La Voluntad no nos dará flechas ni la suerte para repetir esta estrategia con todas esas cosas, así que piensen en algo rápido!

Lartan: Muy simple amigos míos, mi idea de la avalancha sigue en pie, y se cómo cubrirnos…

Elrond a punta de flechas llevaba a lo Namches tras de sí mientras Galen hacia lo que podía con otros con su espada, al llegar a las faldas de una montaña los Namches reaccionaron a hacer la avalancha, al hacerlo Galen y Elrond estuvieron a punto de quedar enterrados, pero Lartan que los observaba a la distancia Hizo una señal, a la cual Elrond Lanzo docena de flechas explosivas Contra la Avalancha, con la explosión levanto una especie de barrera protectora contra la avalancha que a la vez levanto la nieve sobre ellos hasta llegar a los Namches, al dispersarse el humo, estaba sanos y salvo y toda la avalancha había pasado sobre ellos contra sus perseguidores, se habían salvado, Al bajar do la pila de Nieve Lartan los esperaba.

Elrond: Era necesario que te quedaras acá en vez de ir con nosotros?

Lartan: Bueno desde acá tenía una visión perfecta para poder dar la señal al tiempo correcto y así evitar que quedaran bajo la nieve, me alegra que resultara jejeje.

Elrond: Si, y no habrá más oportunidad de hacerlo, gaste todas mis flechas explosivas y solo me quedan una 5 a las cuales le puedo añadir algo, Galen está casado, creo que solo ganamos tiempo…

Galen: Por favor, esta victoria nos dará la moral necesaria para seguir, así que lo mejor es buscar un lugar seguro para pasar la noche, recuerden, aún queda lo que sea que espanto a los Namches la primera vez que nos enfrentamos a ellos.

Elrond quedo pensando, después de todo, la única razón por la que volvió cuando huía era porque se percató de que solo no podría sobrevivir como creía, además, estos dos parecían útiles para salir, seria mejor mantenerse junto a ellos…







avatar
Janox
ROLERO
ROLERO

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 28/07/2010
Localización : Aca, Alla, en todas partes o donde haya cerveza.


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronicas de Echeide Libro 1: Frontera de Mordkhan

Mensaje por Kaelos el Sáb Nov 19, 2011 10:26 pm

Son las cavernas profundas... son profundas y oscuras.
Pero yo veo bien aquí. Es pertilente... pero yo puedo quiarme.

Fata se saca las ultimas estacas de su espalda. Empiezan a caminar. Nadie habla, saben que eso solo hará que los ubiquen mas facilmente. Lo saben y se callan, se comunican por señas, que dificilmente son vistas.

Ellos no pueden oirla. No, despues de todo es una vampiro, es sigilosa por naturaleza. Siguen avanzando. No queda demasiado tiempo. Fata siente... siente que algo malo se avecina. Y no sabe si podrá contra eso.

Y pensar que buscar un libro para mi investigacion sobre hombre lobo me trajo hasta acá....
avatar
Kaelos
Admin - Rol
Admin - Rol

Mensajes : 417
Fecha de inscripción : 18/05/2010
Edad : 29
Localización : Lima-Perú


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronicas de Echeide Libro 1: Frontera de Mordkhan

Mensaje por Yatsil Ikikunari el Jue Nov 24, 2011 10:47 pm

Xayde: ¿Estás segura de lo que dices?

Kissa: Yo vi cuando desaparecieron, los elfos intentaron dar explicación y se fueron. Después llego el demonio y confirmó lo de los elfos, se encuentran en El Encierro del Laberinto

Xayde: Y que pudiste ver? -se refería a su poder de visión.

Kissa: Nieve, mucho frio y Namchés, si se encuentran en los confines.

Xayde: De acuerdo, ya sebes tu tarea y espero que la hagas cumplir bien

Kissa: Si mi sra.

Xayde: Kissa una cosa más. Acércate-- ella se acerco, sabía lo que seguía le examinaría sus recuerdos-- De acuerdo, vete y no cometas errores.

Kissa: Mi Sra. ¿yo? Jamás


Xayde hizo un ademan para que se retirara. Dirigió una mirada hacía su ventana, la cual tenía el poder de mostrarle más allá del horizonte, pasado y un futuro probable. Recitó unas palabras en una lengua extraña y las montañas que estaban en el paisaje se empezaron a mover, despertaron unos gigantes hechos de rocas que caminaban torpemente y gruñían entre ellos.

Xayde: Diríjanse a Mordkhan y destrúyanlo, pueden comer todas las rocas que quieran a su paso, pero de las aldeas no quiero sobrevivientes


Kissa, por su parte, no mostró la pequeña ayuda que le dio al elfo y que había encontrado el talismán que los transporto hasta allá, empezó a juntar lo necesario, haría un viaje muy largo, su misión era atraer al alcalde y el rey, cautivarlos y hacerlos que se mataran.
avatar
Yatsil Ikikunari
ROLERO
ROLERO

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 06/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronicas de Echeide Libro 1: Frontera de Mordkhan

Mensaje por yeztli el Mar Nov 29, 2011 12:47 pm

Fata comenzaba a regenerar sus tejidos y sus heridas abiertas se cerraban una tras otra devolviéndole movilidad a sus doloridas extremidades.
Pucel encendió una llama negra y se la entregó para que ella la usara. Fata conocía bien el hechizo: moldeó con la llama tres figuras idénticas a ellos y las lanzó hacia las tinieblas aún persistentes.
Los skaven se mantuvieron persiguiendo estas sombras, engañados por las siluetas que aparentaban; creyendo a pie juntillas que incordiaban a los atacantes de su chamán.
Pucel se retiró la raída camisa de su torso y unas alas negras emergieron de su espalda, las cuales empezaron a aletear bruscamente generando un aire enrarecido y maloliente.
Sin embargo Fata conocía el hechizo y maldijo el aire desde su nacimiento. El aire limpiaba el ambiente de cualquier aroma y dejaba impregnado en sus narices la fragancia infame de Lithien.

Pucel: Allí está su rastro, no lo pierdan.

Trall comenzó a seguir el olor que no se disipaba con el tiempo y a buscar marcas de la elfa en el bosque, pero sólo el olfato le ayudaba en este momento a detectar su derrotero.

Fata: Dame una idea de por qué debo seguir en esta peripecia, no he ganado conocimiento, me he desviado de mi objetivo inicial, he sido zaherida por ratas gigantes y no confío en ti.

Pucel: Nunca pedí tu confianza Fata. Pero te equivocas ganarás mucho conocimiento si continúas en esta empresa. Dame una de tus gemas cautiverio.

Fata buscó entre sus pertenencias y encontró en cantidades ingentes las famosas gemas que le permitían guardar información, magia y esencia de cualquier tipo y encerrarla preservándola sin deterioro.
Las gemas cautiverio eran bastante conocidas por Pucel: el las había inventado; uno de sus logros como sabio en el infierno recaía en poder guardar cualquier información imperecedera en estos cristales.
Al contacto con la gema, su cristalino aspecto se tornó de un rojo penetrante y después para mantener impoluto su contenido cambió a negro.

Pucel: Es un poco de la magia de Trall, la esencia de su maldición; te gustan los acertijos este es uno de los mejores y con evidencia de primera mano.

La gema cautiverio fue entregada a la vampiresa y una sonrisa sardónica envolvió su rostro.

Fata: Excelente recompensa por el dolor infringido; muy bien seguiré tu juego mientras pagues así de bien.

Trall se acercó de nuevo a ellos.

Trall: Necesitamos movernos antes que sea inalcanzable.

Pucel: Muy bien, quiero que le den alcance y hagan exactamente lo que les diga.

Una breve y rápida explicación sentenció el trabajo por hacer.

Trall: Espera y tu qué harás.

Pucel: Atacaré el problema desde otro ángulo, sólo sigan mis indicaciones; no olvides la tierra Fata ni tú el encantamiento que te enseñé Trall.

Las alas de Pucel comenzaron a agitarse y levantó el vuelo perdiéndose en la bruma de la montaña.
El aroma emitido por el encantamiento realizado por Fata y Pucel les permitió dar alcance a Lithien, quien yacía sentada en una roca recargando su cabeza en su bastón.

Fata: Vaya, mira quien decidió esperarnos; tenemos una misión y la quieres echar a perder por tus mezquinos intereses.

Lithien: Tus mezquinos intereses personales son los que te mantienen a ti en esta aventura Fata, así como el trato de apoyo mutuo que hicieron Trall y Pucel es la razón de que él también se mantenga en este sitio.

Trall: Bueno evitemos esta charla innecesaria y problemas: entréganos la gema cautiverio con la esencia del chamán.

Lithien: Me encantaría pero ya la he entregado.

Una viscosidad pétrea se dibujó en el aire y de ella emergió un lascivia que perceptiblemente asintió con la cabeza.

Lithien: Necesitaré respaldo por si hay problemas, así que pueden acompañarme o quedarse; es su decisión, pero la gema la entregué yo y solamente yo podré preguntar a menos que quieran enfrentarse con el Peregrino en la Montaña del Tormento.

Fata y Trall siguieron a Lithien a unos cuantos pasos y entraron en la negrura del lugar para emerger inmediatamente al pie de una montaña donde reinaba una claridad meridiana y un sol violáceo- ese color que ilumina y representa la nostalgia- alumbrando tenuemente el recinto.

Al pie de la montaña cientos de figuras cubiertas por capucha se arrastraban zigzagueando en el valle que antecedía la caverna donde esperaba de pie el peregrino.
Los lascivias retrocedieron y despejaron un camino directo hacia el oráculo, pero una vez que Lithien alcanzó a este volvieron a cruzar y enredar el camino con sus presencias.
No había salida de allí a menos que el Peregrino lo permitiera, no podía mas que pensar concienzudamente su pregunta y esperar que la respuesta no la llevara al abismo. Atacar al Peregrino Nocturno en sus dominios era un suicidio.

Peregrino: Quiero creer con todas mis fuerzas que alguien de tu raza ha meditado a detalle lo que va a preguntar y no se ha aventurado al ostracismo eterno sin pensar.

Lithien: Sin duda Peregrino, ya que estamos aquí y sin rodeos sabrás que mi pueblo fue arrasado hace incontable tiempo, tengo algunos sospechosos de aquella canallada, y lo único que deseo que me aclares es quienes de ellos no fueron responsables de la masacre.

Una risa cavernosa sacudió la túnica que portaba el peregrino.

Peregrino: Eres hábil Lithien, digna de tu raza, haz evitado la asegurada muerte que te esperaba si me cuestionabas directamente por el culpable de tu genocidio; así que seré franco y te daré una respuesta: no sé quién lo hizo.

Lithien encendió su rostro y apretó fuertemente su báculo golpeándolo en el suelo, pero la transformación del bastón no ocurrió.

Lithien: Se suponía que tu lo sabía todo, que ningún secreto escapaba a tu dominio. Impostor.

Peregrino: Golpea hasta que tu mano se ablande con tu báculo, nada sucederá. Esta montaña es mía y la magia que aquí yace y que un día será su salvación no tiene relación con la magia natural del mundo. Te daré sabiduría Lithien; te sobra habilidad, pero escasea la sabiduría en ti: tu perdición. Si no puedo ver el culpable de las atrocidades a pesar de mi inmenso poder deberías sospechar de alguien con un poder descomunal. Es una pena que haya tenido que decirte esto directamente y no lo hayas podido deducir.

El Peregrino se apartó de ella y rompió la gema que contenía a Sia arrojándolo hacia la vereda.
Sia reaccionó y maldijo a todos, sus uñas se encarnaron en su palma y de la sangre tomó forma una deforme figura que gruñó amenazante.
La criatura quedó petrificada y se deshizo como cristal en el suelo.

Sia: Pero, ¿Qué pasa? ¡Mi encantamiento más poderoso!

Peregrino: Tu encantamiento más poderoso no es más molesto que un zancudo en este lugar.

La cadavérica mano del Peregrino se apartó de la túnica y su palma se fue cerrando mientras una figura fantasmal se desprendía del cuerpo del chamán y se posaba para siempre dentro del manto del poderoso oráculo.
Los lascivias empezaron a rodear a Sia y la repugnante baba que dejaban en el suelo adhirió el pie de la rata al piso dejándolo vulnerable a los mordiscos que se multiplicaron hasta cubrir por completo al antiguo mago.

Fata mientras esto sucedía flexionaba discretamente la rodilla y con una gema cautiverio encerraba un poco de tierra de la Montaña del Tormento.
En ese momento hacía su aparición de las tinieblas Trall y la vampira guardaba la gema y cuestionaba a su aliado.

Fata: ¿Listo?

Trall: Está hecho.

El peregrino se volvió hacia Lithien y sin dirigirle una palabra más hizo un ademán con su báculo para que se marchara.
El trío cruzó sano y salvos el portal y se tomaron un momento para reflexionar lo que habían oído y lo que observaron.

Trall: Tengo el lugar donde emergerá en una hora la magia de toda la tierra por unos segundos, lo conseguí, podemos ir a rescatar a los otros.

Lithien volvió en sí.

Lithien: ¿Dónde está Pucel?

Fata: Dijo que nos alcanzaría, espero que así sea, no pienso ir a los confines del reino a arriesgar el culo si no llevo un demonio como escudo. Pero dime Trall ¿fue difícil conseguirlo?

############################

El peregrino miraba hacia el portal donde habían desaparecido las criaturas mientras su lascivias terminaban de darse un banquete con los restos de Sia y la magia que el Peregrino había dejado en su cuerpo.

Peregrino: Ya puedes salir.

De las tinieblas unos ojos oscuros como la noche aparecieron antecediendo a Pucel que tomó asiento en una roca.
Los lascivias se percataron de su presencia y se abalanzaron amenazadores. Pucel se levantó de inmediato.
La mano del Peregrino nocturno los alejó y éstos se dispersaron gruñendo afanosamente sin dejar de dirigirse a Pucel.

Peregrino: No te olvidan Pucel y quieren desgarrarte vivo, pero sólo el tiempo lo dirá. Usa sin resabio la tierra que dejé que se llevaran tus aliados, no la desperdicies. Tu plan es muy arriesgado y todo puede revertirse en tu contra y convertirse en la perdición de todos.

Pucel: Conozco los riesgos anciano y estoy dispuesto a correrlos, si no lo hago de todas formas pereceremos.

El demonio comenzó a bajar por la ladera para dirigirse a un nuevo portal abierto por el profeta, en tanto los lascivias gruñían sin descanso ante cualquier oportunidad de atacarlo. Sólo el poder el Peregrino los mantenía a raya.

Peregrino: Sabes que es cuestión de tiempo para que mis lascivias intenten probar tu carne, así que vete y ten en cuenta que permitir que tus amigos se lleven magia e información de aquí sin los protocolos adecuados salda nuestra deuda. Cuando quieras regresar a este santuario deberás seguir los pasos acordados.

Pucel: Entendido anciano- una mueca burlona se mantuvo en el rostro del demonio- trataré de no olvidarlo.

Peregrino: El engaño hacia tus hermanos es una deuda de sangre que pronto intentarán cobrarte con suplicios perennes, tus acciones han de perseguirte sin descanso en La Masacre de los Desposeídos.

La mueca en el rostro de Pucel desapareció y la preocupación sentó sus reales en él.

Peregrino: Pero si tus acciones actuales para evitar la masacre trastocan el equilibrio nacido de la Bilocación Celeste afectarás el camino recorrido desde la Tormenta Dual y todos lo lamentaremos.

Ahora fue la extrañeza y el desconcierto los que transformaron su rostro.
Caminó y cruzó el portal solo para aseverar que este oráculo no despejaba dudas sino certezas…
avatar
yeztli
GM
GM

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 28/06/2010
Localización : Pues aquí


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronicas de Echeide Libro 1: Frontera de Mordkhan

Mensaje por Ginriu el Mar Nov 29, 2011 9:57 pm

Elrond, Galen y Lartan no habían tardado mucho tiempo en encontrar una gruta donde cobijarse para pasar la noche, pero tras unos minutos allá, todos opinaban para sus adentros que hubiera sido mejor quedarse fuera. Unos susurros se escuchaban en la oscuridad, alentándolos a adentrarse en ella, a abrazarla, pero los tres hombres no cayeron, manteniéndose en la entrada de la cueva, atentos a cualquier movimiento del interior cuando un enorme rugido en el exterior los pillo desprevenido:

Galen:¿Que ha sido eso? Algo se mueve afuera,algo grande...

Lartan:¿Que ves, Elrond?

Elrond: Gigantes... vaya, dos gigantes de roca y piedra. No me esperaba eso

Lartan:¿ Se dirigen hacia nosotros?

Elrond: No, están pasando de largo, hacia el sur.


Galen:¿El sur?!Mordkhan!

El alcalde se levanto apresurado, sacando su espada y encaminadose hacia la salida.

Lartan:!No te puedes enfrentar a ellos, Galen!¡ Seria una estupidez!

Galen:Lo se, pero ese no es mi plan, pues puede que no pueda luchar contra ellos, pero eses seres no son naturales, son mágicos y si consigo localizar su fuente y destruirla, caerán.

Lartan:Entonces deberías esperar hasta la mañana para eso, ahora es muy peligroso.

Galen: Para entonces ya habrán destruido las aldeas de la frontera, no lo permitiré. Yo debo proteger a mi pueblo, pero no obligare a nadie a acompañarme.

Lartan:Bien, si ese es lo que quieres, te ayudare. No obstante, necesitamos a un rastreador, uno que incluso en la noche pueda encontrar un rastro. Elrond, se que a ti no te importa Mordkhan, pero miralo de esta manera, si esas criaturas destruyen todo rastro de civilización en kilómetros a la redonda, no solo no habrá nadie que nos rescate sino que si por algún casual logramos salir de aquí, no tendríamos ayuda, ni comida. Moriríamos.

Elrond:Vale, vale, de todas maneras, no quiero estar toda la noche en este lugar.



Mentiras, eran todo mentiras, El Peregrino le había ocultado la verdad, era obvio, puede que ella no supiera quién destruyo su cuerpo, pero Barul lo sabía, el... nunca se lo contó, pero el enano lo sabía, ella desde el principio, lo había intuido. Y si su rescatador lo conocía, un ser como El Peregrino también, así que todo esto debía ser algún truco, algún engaño, una conspiración o algo por el estilo. Pucel estaría implicado, seguro, ese demonio escondía algo. Grande seguro... sin embargo, ahora nada de esto importaba, había perdido la única pista que tenía y hasta que no se le ocurriera otra cosa, no podía hacer nada. Solo seguir... sirviendo... a su pueblo y rescatar a ese hombre, a Galen.



La llegada de Pucel despertó de sus pensamientos a la elfa, que se giro para ver al demonio.

Pucel:Hmm, parece que todo se ha solucionado ¿ no Líthien?

Líthien:Por supuesto que si, al final todos contentos, yo tengo mi respuesta y el resto, el lugar de la teletransportación. Final feliz.

Fata:Esto aún no ha acabado, elfa, aún me acuerdo de las estacas. Tendrás que pagar eso tarde o temprano.

Líthien:Oh, seguro que mi pueblo tiene algunos secretos que pueda contarte como compensación ¿ no? Tu siempre te conformas con eso.

Trall:Ahora no tenemos tiempo, hay que llegar al lugar antes de que la magia se disipe. Vamos.


A pesar del viento, la nieve y por supuesto, la oscuridad, Elrond consiguió guiar a sus compañeros por el rastro, aunque claro, esas criaturas dejaban muchas pistas a su alrededor, por lo que tras varios minutos interminables, llegaron a una ladera donde ni los sentidos agudizados del semielfo pudieron vislumbrar el enorme y macabro castillo hasta que estuvieron enfrente suya.

Lartan:¿Que es eso?

Xayde: Mi hogar... y vuestra tumba.

El grupo se giro para ver a una pálida mujer levitando a varios metros de ellos, con un ojos oscuros como la muerte.

Xayde: Vaya, ¿ el mentor del archimago aquí? Una “ sorpresa” interesante, quizás te he subestimado, pero no importa, ya que has llegado, te matare, a ti y a tus compañeros.

Galen:Un momento, ese rostro... ¿ Xayde?

Xayde: Vaya, ¿ el gusano del archimago te hablo de mi?

Galen:No solo él, también visitaste una vez a Mirkul, su rival, yo fui... su pupilo... Veo que has caído en desgracia, vendiendo tu alma al primer demonio, supongo, que te encontraste. Desalentador, pero en este momento es bueno, significa que tienes mucho poder y yo, necesito poder.

Lartan/Xayde:¡¿Que?!

Galen:Sabes perfectamente que algo ha estado atacando mi reino, Xayde. Algo malvado y poderoso, mucho más que tu o tu maestro, algo que os matara, os destruirá a los dos. Lo sabes,no lo sientes en tu cuerpo. Pero, si me ayudas a detenerlo, si paras por un momento esta venganza, quizás
tengas una oportunidad, no solo de sobrevivir, sino de algo más.

Intrigada, Xayde quiso saber más, pero no por medios convencionales, así que utilizo sus poderes para meterse en la mente del alcalde, aunque al hacerlo, choco con una poderosa barrera mental que la desconcentro y la aturdió, justo cuando Galen se giro a sus compañeros, susurrándoles:

Galen:Bien, este es el plan. Tenemos que acabarla rápido, antes de que huya al castillo o convoque a monstruos, atacaremos según nuestras habilidades pero cuando haga una señal, Elrond, tu cambia a cuerpo a cuerpo que nosotros lo haremos a distancia, hay que desorientarla, distraerla e impedir que se concentre. Solo así tendremos una oportunidad de salir de esta.
avatar
Ginriu
GM
GM

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 25/07/2010
Edad : 25
Localización : Canarias...creo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronicas de Echeide Libro 1: Frontera de Mordkhan

Mensaje por Janox el Miér Nov 30, 2011 7:48 pm

El plan es sencillo, distraerla y evitar que se concentre, no es como si tuviera algo mejor que hacer de todos modos..en fin, es hora del juego...

El semielfo comenzo a gastar sus ultimas flechas, despues de todo tendría que pasar a combate cuerpo a cuerpo en cualquier momento, asi fue como mientras el atacaba con los poco de municion que le quedaba, Larten y Galen atacaban en plan corta distancia, pero por mas habilidad que estos tubieran esta mujer(?) los esquivava con facilidad, convocando serpientes, incluso genero un contorno con forma de anillo de fuego alrededor del lugar de la batalla, para evitar que sus rivales huyeran.

Galen: Ahora Elrond!!!

Dicho esto el semielfo saco sus dagas y comenzo el ataque corto.

Galen y Larten se alejaron, pero al solo hacerlo, las serpientes los rodearon y crearon zombies de diversas razas, desde Humanos hasta minotauros.

Xayde: Esto no sera tan fácil como lo planearon inutiles...solo me divierto mientras veo como Galen se desespera por que unas criaturas acabaran con su gente, solo gano tiempo, si quisiera matarlo ya lo hubiera hecho...

Elrond: Ok... te concedo un punto por lista, pero creeme, conmigo no se juega...

El semielfo comenzo a sacar toda su gama de ataques a corta distancia una pequeñas bombas de humo lanzó mientras se escabullia por un costado de Xayde para apuñalarla, pero cuando se acerco una serpiente le tomo el pie y lo arrastro hacia un grupo de zombies de aspecto humano.

Elrond: Mierda...

Galen: Estas cosas no paran de salir!!

Lartan: Pudiste decirme de tus otras armas elfo!

Elrond: Semi-elfo, y si te lo hubiera dicho, no podría usarlas contra ustedes, ahora (mientras pateaba a los zombies y apuñalaba a la serpiente) que haremos?

Xayde: Nada...pues nada pueden hacer, es su fin, una lastima que sobrevivieran a los Namches...para morir en este lugar.

Galen: Lo siento Xayde, morir no esta en mi itinerario para hoy, y estoy seguro que tampoco en el de mis compañeros...

Elrond: Tengo un plan...

El semi-elfo lanzo otra grandas de humo, pero estas al explotar salio un liquido...

Elrond: Es inflamable, te sirve?

Lartan: Claro...

El liquido que bañaba a los zombies que aturdiso por el humo no se movian, era inflamable, asi pues Galen se lanzo contra ellos, empujandolos contra la barrera de fuego que Xayde había creado, el solo encenderse uno hozo que los demas tambien lo ihicieran, cuando Xayde se percato envio una serpiente contra Galen, Elrond se arrojo como escudo humano, la serpiente dio de lleno en su pecho y le mordio el brazo...

Elrond: Coño!!!!

Lartan: Maldicion! se fue, nos distrajo debe haber entrado al castillo!!

Galen: Gracias Elrond... no me esperaba eso de ti...

Elrond: Yo tampoco...

El fuego, los zombies, las serpientes desaparecieron, por alguna razon Xayde se retiro ...algo le molesto? algo le dijo que debia retirarse, pues bueno la respuesta llego al grupo de Galen en unos instantes...

Trall: Asi que...pero que mier...

Fata: Vaya, al parecer hicieron nuevos amigos en mi ausencia...

Elrond: Pero quien es esa...y ellos, y por que veo distor...

Galen: Larga historia, este es mi asesino, unos gigantes van a matar a mi gente y Xayde en ese castillo puede ser la solucion, la pregunta es...como llegaron y por que?

Trall: Larga historia señor, pero lo importante es que estamos aqui, y puede contar con nuestro apoyo en lo que sea...

Fata: Hablen por ustedes...

Asi el grupo se disponia a entrar al castillo para acabar con Xayde...
avatar
Janox
ROLERO
ROLERO

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 28/07/2010
Localización : Aca, Alla, en todas partes o donde haya cerveza.


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronicas de Echeide Libro 1: Frontera de Mordkhan

Mensaje por terundio el Sáb Dic 03, 2011 10:59 pm

El guerrero había armado su campamento cerca del pueblo del que venia de un trabajo que tomo al pasar. Estaba lla amaneciendo cuando se despertó al escuchar los pasos de algo que merodeaba, y ese olor repugnante lo hizo poner de pie de inmediato, liches , asquerosos muertos que caminan no hacen mas que traerles malos recuerdos. Tres de ellos revisaban sus cosas. de un puñetazo le estallo la cabeza a uno mientras tomaba su espada y moviéndola de izquierda a derecha partió a la mitad a los otros dos. Otro mas viene corriendo al que le lanza su espada ensartándolo a la mitad y estacándolo al suelo cuando de repente una serpiente le salta al rostro que apenas alcanzo a sujetar y lanzo lejos ;mientras el lich se reponía aunque sin quitarse la espada y se dio a la fuga.Quiso perseguirlo de inmediato pero el sin cabeza lo sujeto de un pie haciéndolo caer, sin tardar mas solo se levanto y siguió adelante mientras el lich sujetado a su pierna se despedaza en su corrida.

Así llego a un castillo. Con dificultades entraba el muerto , seguramente para que su amo lo resguarde. Pero espadas como la suya no se consiguen en cualquier lugar por lo que Einarr no esta dispuesto a perderla; Entra al castillo con la mirada de un tigre buscando una presa. Se coloca su casco para lo que venia porque no encontró solo mas muertos sino un tambien un grupo de humanos elfos y cosas que luchaban contra ellos. Alcanzo a ver al que busacaba avanzando hacia el fondo ,ajusto su armadura y con los puños y pies empezo a abrirse camino.
Los guerreros desconocidos continuaban luchando -¿quien es ese ? pregunto un elfo -no se- le contesto una chica , otro después de cortar en pedazos a un lich -¿quien? pregunto dándose vuelta , el primero que pregunto se lo señala a lo que el tercero acota -no se pero por ahora no lo toquen esta haciendo nuestro trabajo mas facil- .Entonces otro humano patea al lich con la espada de Einar dejándolo a los pies del mismo ; Con su mano derecha tomo la espada y avisando con la mirada comenzo a lanzas ataques circulares barriendo la osamenta que que se cruse -es un bárbaro- dijo la elfa .Al parecer uno de ellos es un minotauro aunque estaba en lo suyo partiendo muertos con su acha, y pisoteando serpientes que por cierto mordían la armadura de Einarr pues casi no tiene lugares descubiertos.

Minotauro: cuidado extraño , si esas cosas te muerden te convertiras en un lich , mejor no las dejes acercase.

Einarr solo asintiendole empieza a cortarlas a la par de los demás. Ya casi no quedaban lichs pero las serpientes resultaron ser mas peligrosas .Tras acabar con esas bífidas encarnaciones del mal que parecían aferrarse a la vida como las mandíbulas de un lobo a su presa, sacudiendose y limpiando la sangre de sus armas con cautela le hablaron.

Hombre: hola extraño mi nombre es Galen Marek cual es el tuyo?

-Mi nombre es Einar- contesto el mismo.

Elfa: ¿Einarr el que mato a los niños de un templo en un pueblo del sur?

Einarr: ¿Se refiere a los oculistas que comían personas para mantenerse jovenes , señorita?

Galen : Interesante , parece que tienes experiencia en batalla , tus servicios nos serian de utilidad.

Einar : ¿Que ofrecen?

Galen: Mira pues resulta que en este momento soy el Alcalde de Mordkhan , asi que puedo ofrecerte contratarte por un tiempo indeterminado podrias tener comodidades-Aunque Galen sabe que no tiene tanto dinero ni tantas comodidades en ese momento.

Einarr : con la recompensa estaré bien grecias...señor.Que sean dos bolsas de monedas como estas -muestra unas bolsas bastante grandes -

Galen: Esta bien pero me acompañaras a Mordkhan a atender otros asuntos, creo que es justo por la cantidad que pides y ya que te lo harás con nuestra ayuda ,que no es poca.

Cerraron el trato , y le presento al equipo con el que tendrá que buscar a la buscar una bruja que abastecía a esos lich que en el fondo era otra motivacion para el.

avatar
terundio
ROLERO
ROLERO

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 25/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronicas de Echeide Libro 1: Frontera de Mordkhan

Mensaje por Mess el Sáb Dic 10, 2011 7:54 pm

Elrond comenzó dolerse cada vez más de su herida, era profunda y comenzaba a tener mal aspecto por lo que el grupo debía moverse rapidamente para encontrar a Xayde.

Comenzaron recorrer los largos y angustioso pasillos del Castillo, todo estaba en penumbra y se podía escuchar perfectamente el rugido de los zombies en otras intancias. Tras perderse entre la red de pasillos consiguieron dar con una enorme puerta, tras abrirla vieron como un gran salon estaba repleto de no mueros y tras de estos se veia una puerta, la cual posiblemente diera a la sal del trono de Xeyde.

Trall: Vamos rápido, Elrond está perdiendo la movilidad - Se dirigió hacia este - Vamos amigos, voy a llevarte - Dijo lanzandose al hombro al joven.

Lartan: Debemos pasar lo más rápido que podamos, si corremos podremos pasar sin que los muertos no ataquen, así que a mi señal salimos corriendo, Trall intenta ir en medio del convoy - Hizó una señal indicando que todos salieran.

El grupo comenzó a caminar entre los zombies empujandolos pero cada vez se juntaban delante de ellos muchos mas de los que había inicialmente.

Lartan: Einarr, ¿puedes hacer algo al respecto? Encargate de ellos, distraelos mientras nosotros intentamos pasar - Vió como Einarr asentia con la cabeza para luego lanzarse en medio del grupo de zombies.

Dicho esto, Einarr se paró en seco, desenvainó la espada y comenzó con la masacre. Tras llegar al final, el grupo abrió una enorme puerta que, efectivamente, daba a la sala del trono. Cerraron la puerta tras de si, dejando a Einarr luchando con los zombies, para ver como Xayde, que estaba sentada en su trono, comenzaba reir.

Lartan: ¿De que te ries brujas? - Dijo indignado.

Xayde: De lo estupidos que habeis sido - Siguió riendo.

Lartan: Mira, como sea, podemos llegar a un acuerdo si quieres ¿Que te parece?, Elrond está herido de gravedad y necesita atención urgentemente así que zanjemos este asunto lo más rápido posible, ¿que te parece una tregua?

Xayde: ¿Es que aun no os habeis dado cuenta? - Hizo un gesto con la mano y descubrió su verdadera indentidad - No soy Xayde, esto no ha sido más que un mero experimento para poneros a prueba.

Trall: ¿Pero que esta pasando aquí?

Kissa: Pues si mis queridos, todo ha sido mentira, ¿decepcionados?. No habrá tregua y ahora os toca rendir cuentas conmigo.

Kissa se lanzó al ataque del grupo a la vez que Einarr entraba por la puerta todo cubierto de sangre y restos.

Einarr: Vengo en el momento adecuado.

Trall: ¡Rinde cuentas con esto! - Gritó a la vez que lanzaba su enorme hacha.
avatar
Mess
ROLERO
ROLERO

Mensajes : 170
Fecha de inscripción : 23/10/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronicas de Echeide Libro 1: Frontera de Mordkhan

Mensaje por Ginriu el Sáb Dic 10, 2011 8:34 pm

De improvisto, una fuerte y siniestra voz resono en la habitación, detuviendo el avance de Eirnarr, quien como el resto del grupo, incluyendo Kissa se volvieron para mirar como en uno de los balcones, aparecía la verdadera no-muerta, la poderosa hechicera Xayde:

Xayde:¡Parad este juego sin sentido de una vez!

Kissa:¿Maestra?¿Que es lo que pasa?

Xayde:He observado la amenaza que ha causado los problemas de Mordkhan y... he determinado que es demasiado peligrosa hasta para mi, por lo os concedo una tregua. No habra más ataques por mi parte, los gigantes han sido desactivados y así seguira todo hasta que la amenaza haya sido destruida y para garantizar esto, tu Kissa los ayudaras. Iras con ellos a Mordkhan " y una vez allí te informare de lo que verdaderamente debes hacer" le transmitio por el pensamiento hacia su servidora.

Kissa: Por supuesto, mi señora.

Elrond: Bien, ya que hemos aprendido a llevarnos bien, ¿podría... alguien curarme estas heridas? No me siento muy bien.


Xayde: Seraís un excelente siervo, semielfo, pero cumplire mi trato y eliminare el veneno de vuestro cuerpo y este se recuperara en poco tiempo. " No así vuestra alma, que me pertenece desde el momento en que esa serpiente te mordio... no obstante, no hace falta que lo sepas... por ahora"


Pucel :Bien entonces, tendremos que permanecer por el momento, todos juntos hasta que lleguemos a Mordkhan. El viaje sera duro y peligroso, incluso con nuestras capacidades, pero lo conseguiremos.

Xayde: No habra tal viaje, yo misma os teletransportare hasta las mismas puertas de Mordkhan.

Galen: No sera necesario, Xayde, podemos permitirnos el lujo del tiempo de un rapido trayecto. Además podra encontrar un medio de teletransportarnos, como mis compañeros parecen haber hecho antes.


Lartan: Ya habra tiempo para explicaciones... y presentaciones, luego. Ahora debemos irnos.



Xayde:Por favor... insisto en mi oferta.


Con un gesto el suelo se ilumino y un fogonazo de luz, cubrio al grupo, incluyendo a la sierva de la bruja no-muerta, Kissa, transportandolos todos hacía su destino que como dijo Xayde, eran las puertas de la ciudad de Mordkhan,aunque por supuesto, no menciono que llegarían a esas puertas, cuatro días después de que fueran teletransportados.

avatar
Ginriu
GM
GM

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 25/07/2010
Edad : 25
Localización : Canarias...creo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronicas de Echeide Libro 1: Frontera de Mordkhan

Mensaje por Janox el Dom Dic 11, 2011 6:54 pm

EL SEPULCRO MANCILLADO
Torre Eclipsa al Rey: Jaque



Mordkhan:

Y finalmente el grupo llegó a las puertas de la ciudad, si bien la ciudad tuvo poco movimiento durante gran parte de los últimos meses, el grupo pudo darse cuenta de que se celebraba algo…

Galen: Hoy es el día, alguien me debe una explicación del porqué aparecimos en las puertas de mi hogar, 4 días después, aunque de todas formas fue más rápido que caminar.

Lartan: El día? Te refieres a…

Galen: Así es, el funeral…de alguna forma está conectado con los suceso recientes en Mordkhan, bueno síganme, no tenemos tiempo que perder.

Elrond: Te refieres a la amenaza de la que hablaba la mujer…no es así, nunca me han gustado los funerales, los veo lue…

Einar: No, permanecemos juntos, a menos que tengas miedo?

Elrond miro con rabia al extraño que se unió recientemente al grupo.

Elrond: No es miedo, tengo que reabastecerme y comer algo decente antes de ponerme a trabajar…

Mientras caminaban por las calles de la ciudad, la gente los observa, en parte por que daban a Galen y Lartan como desaparecidos, pero un carruaje a toda
marcha cruza la línea de visión de la muchedumbre…

Del carro bajaron varios hombres con espadas enfundadas cubriendo a la persona que bajaba, nada más ni nada menos que cierto enano…

Valgram: Galen, viejo amigo, y pensar que algunos te daban por muerto!, me alegra verte, llegas justo a tiempo, los acaudalados miembros de la ciudad se
están preparando, ya podrás contarnos tu aventura amigo mío, pero ahora tenemos…

Galen: ….Perdóname si no te creo Valgram, solo me preocupa quien estuvo a cargo mientras no estuve…pero creo que se quien, ahora los visitantes de otras
latitudes, donde se hospedan?

Valgram: Ho eso, bueno, la gente tiene miedo de venir a Mordkhan, por los suceso que ocurren, ya sabes cómo son los ricos y poderosos…

Lartan: Diferentes unos de otros?

Galen: No los culpo por eso, tu y yo hablaremos más tarde Valgram, ahora debo prepararme para el funeral, comer algo luego veremos…

Mientras el grupo liderado por Galen avanza, Valgram toma a Elrond del hombro y lo mueve hacía el carruaje.

Valgram: Teníamos un trato…no tenías que traerlo de regreso, recuerdas estúpido Elfo!

Elrond: Hablemos en otro lugar pequeño, no es bueno que te vena hablando con el asesino del alcalde.

Unos minutos después Un Elrond enfadado aparece en una terraza de una gran casa n las afueras de la ciudad, lugar que Valgram le dio a entender que se
encontrarían.

Valgram: Me fallaste, elfo, y eso no me gusta, además al parecer, Galen sabe que fuiste contratado para matarlo…

Elrond: Así es, pero no sabe quién me contrato, ergo tu identidad sigue en secreto, así que mi parte sigue vigente, espero el momento indicado y el tipo
dejara de existir…

Valgram: Si, dicen que eres bueno, pero ya te has tardado demasiado, así que para que no se te olvide nuestro trato, he traído a un par de amigos míos, ya
sabes, para recordarte lo que debes hacer…

En la habitación entraron tres hombres con unas mascaras en forma de calaveras sonriente, eran altos, tronaban sus dedos mientras avanzaban…

Elrond: jjejeje discúlpame si me río, pero perderás tres de tus esbirros…

Cuando se dispuso a golpear a uno de estos, el guardia le tomo el puño mientras un segundo lo pateo en el vientre, dejándolo de rodillas en el suelo, desde
donde un tercero lo pateo en el mismo punto pero hacía arriba, el que lo sujeto del brazo lo golpeo con un puño en la cara mientras estaba en el aire
lanzándolo por la ventana hacia el patio…Luego los 3 bajaron de un brinco y 2 de ellos lo levantaron, por la puerta Valgram sale comiendo una manzana,
mientras el tercero de los guardias golpeaba a Elrond en el cuerpo a puñetazo y patadas…

Valgram: Ya, deténganse, no lo quiero muerto, bueno Elrond >mientras los guardias le quitaban lo bolsa que antes Valgram le había dado como anticipo< nuestro
trata bajo a la mitad, tendrás tu paga con Galen muerto, un bono si es antes del funeral, el triple si te atreves a mitad de la ceremonia…

Elrond: >Escupiendo sangre< Bueno, si así te gusta hacer negocios…bueno trato hecho, puaj! Un placer hacer negocios contigo Valgram…

El Semi-elfo salió caminando con dificultad, mientras se maldecía por hacer tratos con un HDP como Valgram, ahora estaba en la disyuntiva, si no cumplía su
trato, Valgram lo intentaría matar, y si su hombres eran todos una décima parte de buenos como lo eran los tres que le dieron la paliza, lo lograría…debía
tomar una decisión..

El grupo llego al Salón principal del palacio que Galen usa como hogar, los guardias alegres por verlo de vuelta salen a su encuentro, el alcalde promete
contarles lo sucedido, pero primero debe prepararse para el funeral del archimago

Galen: Quien requiera armamento, vallan a la armería, tendrán todo lo que necesitan, no tenemos tiempo que perder!

Einar: Qua así sea!

Líthien: Yo hablare con Galen, puede estar algo alterado por los recientes sucesos…

Fata: Si, claro, y tú le darás un poco de tranquilidad…

Trall: Podemos dejar estos asuntos para más adelante, recuerden a lo que vinimos, algo malo esta por pasar…

Pucel:…..No entiendo, esto debería estar repleto, aunque los regentes de otras latitudes tengan miedo de venir, no faltarían al funeral del Archimago…

Después de un par de horas el grupo estaba listo, Elrond le daba los últimos toques a sus flechas especiales en el suelo del salón, mientras Trall observa el
filo de su hacha, el resto se encontraba esperando a Galen y Líthien, esta fue la primera en salir…

Líthien: Bueno, no era nada grave, solo está preocupado, todos listos?

Lartan: Bueno, acabamos de comer algo, así que por mi parte si.

Elrond: Yo estoy listo!

Kissa: Como llegaste?

Elrond: Bueno, es el alcalde, no es difícil adivinar donde vive, que por cierto es muy diferente a como vive gran parte del pueblo…

Kissa: Un idealista, quien lo pensaría de un Elfo…

Elrond: Semi-elfo…

Kissa: Lo sé, pero es divertido verte corregir a la gente. Que te paso, pareces…golpeado…

Elrond: Si te muerde una serpiente mágica, peleas con zombis y criaturas de las nieves en menos de una semana, luego te teleportan estarías igual que yo…

Galen: Bien, es hora de partir, >suspiro< solo espero que no tengamos que lamentar nada…
avatar
Janox
ROLERO
ROLERO

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 28/07/2010
Localización : Aca, Alla, en todas partes o donde haya cerveza.


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronicas de Echeide Libro 1: Frontera de Mordkhan

Mensaje por terundio el Mar Dic 13, 2011 3:30 pm

Mientras todos salían del salón Einarr se atraso un poco probando la flexibilidad de un arco que saco de la armería , mientras Pucel se le acerca mirando lo que hacia , Einarr lo mira de reojo y le dice-No soy maestro.

Pucel: Mhm...sabes lamento lo de tus hermanos y compañeros, yo se que no fuiste tu quien los mato.

Einarr: No es tu asunto y solo es un viejo rumor , es sorprendente que la chusma siga repitiéndolo.

Pucel: ¿Ansias venganza no? Lo veo en tus ojos. Se lo que sientes y te puedo ayudar.
Einarr: Púdrete
Pucel: Nos quedamos atras-camina hacia el grupo - vamos.

Einarr se quedo un momento pensativo , colgó el arco en su hombro y comenzó a caminar.
avatar
terundio
ROLERO
ROLERO

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 25/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronicas de Echeide Libro 1: Frontera de Mordkhan

Mensaje por Ginriu el Mar Dic 13, 2011 8:53 pm


EL SEPULCRO MANCILLADO
El enroque

- Esto ocurre en medio del post de Janox

Líthien atravesó la oscura habitación en silencio observando al hombre, que miraba los restos chamuscados de la hoguera, donde casi una semana antes, había quemado el papel que le había obligado a hacer todo esto, a aceptar a toda esa gente, esos seres, asesinos,monstruos y mentirosos. A efectuar la magia negra para conseguir sus objetivos, a pensar siquiera en un trato hacia la monstruosa ex-amante de su mentor y sobre todo, a lo que debía hacer en el funeral, a lo que debía pasar en el. Lo odiaba, lo detestaba con todas su alma, pero era necesario. Debía hacerlo, por su cuidad, por Mordkhan. La ciudad por la que tanto había dado y tan poco había recibido. Reparo entonces en la presencia de la elfa y se pregunto como ella podía vivir sin preocuparse por los suyos, por su raza. Se lo pregunto y pensó, durante un momento, si el podía ser como ella,

A la elfa no le costo demasiado ver el rostro preocupado del hombre, pero increíblemente ninguna palabra salio de sus labios. Ella misma tenía sus propios problemas, la mentira del Peregrino sobre la destrucción de su aldea la había atormentado más de lo que pensaba. Y eso la asombraba, porque tal comportamiento no era normal en ella. Había empezado todo como un juego, una manera de conseguir una respuesta a una pregunta que durante años había olvidado preguntarse, pues solo cuando era verdaderamente feliz e ingenua, solo con él, se preocupo estúpidamente por el destino de su pueblo. Esa época ya había pasado, entonces ¿ porque seguía atormentándose? ¿ Se estaba preocupando por su pueblo? ¿Por ellos? ¿Esos seres que la habían manipulado como una muñeca? No, no podía ser, ellos mismos le habían enseñado lo contrario, a vivir por su misma, por la dominación de los demás, por mantener sus intereses por encima de los demás, por sobrevivir a cualquier precio. Por ser libre a todo y ante todo. Por ello, con toda su alma los odiaba y por eso, se odiaba a si misma. Pero no podía hacer otra cosa, no podía amar a su pueblo, ni siquiera a su aldea. No le gustaba nada eso y ojala, pensó, algún día no tenga que ser así, ojala que algún día... pudiera ser como Galen, un estúpido que se sacrificara y amara a su pueblo.

Galen:No sabía que te afectaran tanto mis problemas, elfa. Te ves preocupada.

Líthien:Oh, tengo que admitirlo, me da un poco de pena veros tan indefensos y asustados, golpeando a ciegas es bastante divertido.

Galen:No golpeamos a ciegas, al menos no lo haremos después de este funeral. Sabremos donde atacar... y lo destruiremos.

Líthien:Entonces, ¿piensas seguir con este grupo hasta el final ?

Galen:No voy a perder a más hombres. Puede que no sean de confianza, incluyendo a Lartan, quizás lo oculte bien, pero perder a su familia le duele y eso suele llevar a malas decisiones. Pero esto solo durara hasta hoy, porque luego, terminare este grupo.

Líthien:Te echare de menos, entonces.

Galen:No lo harás, tu te quedaras a mi lado.

Líthien:¿Que?

Galen:Tengo asuntos que solucionar con tu raza, pero no importa eso ahora, tenemos que continuar. Avisa a los demás.




El variopinto grupo, escoltado por la guardia real, no tardo demasiado en llegar al cementerio de estilo muy anefrista, algo natural si se consideraba que aquella era la religión oficial de la zona ( aunque se permitía libertad de culto)y en la que el funeral iba a ser celebrado al que todas las familias nobles de la ciudad y algunos aristócratas, burgueses y peregrinos de algunos reinos cercanos que pudieron costearse la entrada, vigilada esta por los guardias, impedían que una agitada muchedumbre, mayoría creyentes anefristas esperaban en el exterior del cementerio, por lo que la llegada de Galen y sus compañeros no paso desapercibida así que este no se extraño cuando en el cementerio, los invitados cuchicheaban entre si sobre su compañía y su extraña desaparición.
Aún así, la mayoría de ellos fueron corteses durante las presentaciones y los pésames, saludando al alcalde y a Lartan, habiendo pocos que se acercaran a los demás, a los que Galen hablo, antes de ocupar su asiento en la ceremonia:

Galen: Mientras dure el acto, tratad de observar y constatar los alrededores y si averiguáis algo, hacedlo saber a mi o a Lartan.

Pucel: Me encargare de que lo recibas sin llamar la atención, si se llega al caso por supuesto.

Kissa:Lo hará,mi maestra no se equivoca y si ella teme a esta amenaza, vosotros debíais estar preparados para lo peor.

Pucel:Claro que lo estamos ¿ verdad, Trall? - El mago observo el rostro del minotauro, ahora en su forma humana - ¿Estas bien?

Trall: ¿Eh?Si, si, solo un pequeño dolor de cabeza, eso es todo.


Minutos después, el féretro llegaba por fin al lugar, llevado por varios monjes que caminaban lentamente mientras entonaban cánticos y a su lado, el sacerdote principal santiguaba el féretro, cerrado hasta que los ritos no hubieran acabado, empezando estos cuando se situó a pocos metros del lugar de sepultura, rodeado por los invitados. Pucel estaba constatando el lugar, en busca de alguna firma de energía mágica extraña, cuando entre los invitados, al lado del enano Valgram, se encontraba un enorme feerico, seguramente uno de sus guardas,vestido con una perfecta armadura carmesí, que lo “miraba” fijamente. No pudo aventurarse a pensar lo que estaba pasando, cuando escucho un gruñido de dolor a su espalda, Trall estaba arrodillado y a su lado, Líthien mantenía su mano en su rostro, tratando de aguantar el dolor como parecía estar haciendo el minotauro. Fue entonces cuando el sintió el dolor, un dolor punzante y sordo directo a su cabeza, a su cerebro, creciendo cada vez más, impidiéndole organizar sus pensamientos y concentrarse. Pudo ver como el feerico caía presa del dolor y para sorpresa suya, Galen también lo sufría. Si era algo relacionado con la magia, ¿ porque el alcalde estaba relacionado? El dolor se incremento y Pucel no pudo aguantar más, junto a los otros, emitió un grito ahogado por el sufrimiento.


Spoiler:
Poner mientras lees
Lartan no sabía que hacer, de repente Galen, Pucel y varias personas más gritaban de dolor, como si el infierno mismo se hubiera instalado en sus mentes. Si esto era un ataque, la cosa empezaba mal, pero no podía rendirse, debía encontrar una manera de solucionar esto. No podía dejar que pasara de nuevo, no podía ver morir a todos a su alrededor y de repente, lo noto, el dolor en menor medida. Y no solo él sino que todos los presentes y gran parte de la muchedumbre de la ciudad ya se quejaban del mismo mal, pero ninguno de ellos a tal intensidad como Galen, Trall y los primeros lo sentían. Así, el rey pudo notar como el suelo comenzaba a moverse, primero lentamente y luego, bruscamente, sacudiendo la tierra, tirando lapidas y haciendo caer a la gente.

En ese momento, como si los mismos infiernos estuviesen a punto de desencadenarse en la tierra, varias enormes grietas se abrieron en la ciudad, causando el caos y el terror allá por donde apareciesen, cayendo gente al vació, desequilibrando edificios enteros, pero descendiendo las grietas en profundidad pero alzándose en número e intensidad mientras más cerca estaban del cementerio, donde se creaban varios desniveles en cuestión de segundos, haciendo cada vez más irreconocible el lugar, en el cual se formaban grietas cada vez más rápido, acercándose estas hacia el féretro, que inexplicablemente había permanecido quieto, comenzó a temblar y agrietarse, saltando trozos de él por todos lados mientras se elevaba lentamente en el aire, una extraña energía lo rodeo y se empezó a concentrar hasta que de repente el sarcófago se desintegro en una increíble explosión que hizo alzar la mirada a los presentes, sin embargo antes de que pudieran ver lo que había ocupado el lugar del féretro, sus miradas se nublaron y sus mentes y sus cuerpos les obligaron a girar instintivamente sus cabezas hacia el suelo, negándose a mirar arriba. El rey Lartan, con toda su fuerza de voluntad, obligo a su mente a abrir la boca y poder decir estas palabras:


Lartan: ¿ Que..que... eres?

No tiene importancia quién soy, ni como soy, ni porque soy. Solo soy destrucción, su destrucción, su final.

El sonido de esas palabras se incrusto en cada mente de los que la escucharon, resonando como un tambor en sus ya doloridas mentes, pero aún así Lartan no quiso rendirse:

Lartan:!No! Ya...¡argh!... te destru... destruyeron... en el pasado... y...y... se puede...volver a hacer...

Sus actos pueden cambiar el camino, pero el fin siempre llega. Siempre llegare.



Entonces, el dolor desapareció de la mente de todos y todos pudieron alzar la vista al cielo, donde nada tapaba la vista hacia un soleado cielo, que sin embargo empezaba a oscurecer por una sombra en el horizonte. En la distancia, la oscuridad se aglomeraba bajo una lejana torre, y Galen, sangrando por varios lados y arrastrándose por el suelo, miro hacia el lugar y luego alrededor. El lo había provocado todo, él había acompañado al Archimago hacia esa torre, ese oscuro y abandonado lugar dos semanas antes, donde su mentor había notado la presencia de una maligna y peligrosa energía, una energía que les impedía entrar en el lugar. Por eso, cuando el Archimago murió y aparecieron las maldiciones y los ataques, supo que estaban relacionados y se le ocurrió el plan:Construir un suelo falso en el féretro y colocar en él, los símbolos y pergaminos de la magia más negra y oscura que pudo encontrar, con la esperanza de que atrajera a lo que estuviera dentro de esa torre. Y lo hizo, Tibicenas había permanecido oculto en la Torre Mayor del ya inexistente Concilio de Magos y ahora había vuelto a ella. Pero ahora la torre no le protegería, los pergaminos le dejarían entrar en la torre y así, podría acabar con él.
avatar
Ginriu
GM
GM

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 25/07/2010
Edad : 25
Localización : Canarias...creo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronicas de Echeide Libro 1: Frontera de Mordkhan

Mensaje por yeztli el Sáb Dic 17, 2011 2:51 pm

EL SEPULCRO MANCILLADO
Peones Negros Contraatacan


Einarr: No hables más, no tienes idea de lo que sucedió allí, no puedes opinar y no sabes nada acerca de mis hermanos. Así que cállate o te produciré dolor.

La mano blanquecina de Pucel asió un puñal y se propinó una herida en la mano; la herida se cerraba y de ella jamás se vislumbró una gota de sangre.

Pucel: Soy un demonio al igual que Ractorion, la única diferencia radica en nuestras necesidades, el acumula almas para usarlas en su posible levantamiento contra Sakar, yo busco conocimiento.

Einarr se disponía a abandonar la habitación.

Pucel: Las almas de tus hermanos le pertenecen, no están reposando en un camposanto de guerreros como deberían.
Einarr: Si el las apresó lo único que acabas de sumar a mi frustración, es un inmenso dolor al saber que mis hermanos permanecerán ahora y para siempre en su poder ¡esto te satisface!
Pucel: No responderé a lo último, pero tu frustración puede desaparecer si conseguimos liberar sus almas de su agonía.
Einarr: Mientes un ser vivo no puede entrar al infierno.
Pucel: A menos que sea invitado por un miembro del infierno.
Einarr: Eres un demonio, no creo que quieras ayudarme sin algo a cambio.
Pucel: No, tú me ayudarás a mí. Un cambio en las relaciones de poder en el infierno no me benefician, si mi creador Salak cae cualquiera que haya sido su incondicional o su creación será borrado para evitar revueltas futuras. Además Ractorion tiene algo que quiero y necesito y me ayudarás a conseguirlo, de manera alterna liberarás las almas de tus congéneres.
Einarr: ¿Cuándo?
Pucel: en cuanto termine este teatro iniciaremos planes.
####################################

Los oídos aún sangrantes de Lartan se iban adecuando lentamente al sonido nuevamente, sus órdenes rugieron en todos lados: se levantaron arietes, catapultas, frascos con aceitey se preparó al séquito de magos a las órdenes de Pucel.

Galen: Tienes que calmarte debemos planear esto o solo acudiremos hacia nuestra muerte.
Lartan: Que así sea.
Galen: Si pierdes el control, no me servirás de nada; lo único que vas a conseguir es que te maten y el sacrificio de tu familia habrá sido en vano.

Lartan apenas escuchó empezó a solicitar su guardia personal que se alistara para entrar, que llevaran armas suficientes y se prepararan para lo peor.

Galen: Bien manda al demino todo

Lartan puso una mano sobre su hombro.

Lartan: Tal vez tengas razón he perdido el piso y dejo que mi cólera se acreciente y me domine hasta el alma, pero nunca me guiará. Si en verdad esto fue el desencadenante de la muerte de mi familia voy a vengarme y no miraré atrás. Pero ante todo soy un rey y un soldado de mi pueblo, aunque la ira me corroa, en el campo de batalla me mantengo incólume para poder pensar adecuadamente los movimientos que cualquier general debe realizar para triunfar.

Galen: Pareces poseído; crees que puedas llevar a tus tropas a algo que no sea la muerte inmediata.
Lartan: si, claro que puedo.

Lartan desplegó un mapa de Mordkhan y comenzó a señalar las posibles salidas
de la Torre que habría que resguardar; en las afueras de la ciudad un alcantarillado daba directamente hacia una cloaca de la Torre: habría que dinamitarla para evitar que nadie escapara por allí.
Los planos de la Torre se encontraban en manos de Lartan cuando fue interrumpido.

Galen: No puedes esperar que la Torre permanezca como un simple edificio, la magia la ha modificado, no sabemos que estructura y trampas guarden por dentro.
Lartan: Entiendo que mi fuerte es la guerra y no la magia, para eso estás tú, para encargarte de esto. Te necesito para derrotar a lo que haya destruido a mi familia, pero por la demostración de poder que hizo, obviamente es más poderoso que todos juntos, necesitas mis tácticas para derrotarlo y salvar tu reino.

Lartan tendió la mano hacia Galen.

Lartan: Tu magia no puede asegurarnos la victoria y mis años de experiencia tampoco, si no regresamos al menos démosle una batalla del demonio.

Galen aceptó pero tendría que cuidar el temperamento de Lartan por si llegara a colapsar, por ahora parecía en sus cabales para dirigir, pero un hombre herido….

Lartan: Una vez adentro, abriremos camino para que llegues a la punta de la Torre nosotros iremos cuidando flancos y retaguardia; el frente lo abandonará cuando se llegue a la punta.
Galen: Entiendo tu enojo pero no creo que tu debas entrar a la punta, no tienes ninguna defensa mágica que pueda cubrirte.
Lartan: lo entiendo, pero creo que deberías entrar con Pucel, conoce encantamientos que harían palidecer a los más eruditos, tal vez te sea de ayuda.
###############

Pucel: Necesito sólo a los mejores hechiceros de la corte, para que nos acompañen.
¿????: Soy considerado entre los magos más poderosos de la corte y Sir Galen lo puede testificar.

El envanecido mago empezó a recitar unas palabras y de su mano surgió un pequeño torbellino al cual manejaba a placer entre sus manos.
Pucel sopló hacia el torbellino y este se agigantó hasta consumir al hechicero que gritaba dentro de las poderosas ráfagas de aire que lo golpeaban con la fuerza de mil gigantes embrutecidos.
Un joven aprendiz persiguió el torbellino y de la punta de sus dedos surgió hielo con el que congeló el torbellino y al mago dentro de su interior.

Pucel: Tú joven aprendiz, irás con nosotros.

Los hechiceros protestaron que un simple estudiante pudiera equipararse al resto de los magos.

Pucel: Ninguno de ustedes sabe como destruir ese encantamiento, por eso no lo ayudaron, este pequeño avezado tampoco, pero improvisó astutamente y necesitaré esa rapidez de respuesta hacia dónde vamos.

Aprendiz: He sido aprendiz bajo las órdenes de Adnan el hechicero principal en Esbasán hasta su muerte. Después usted tomó el cargo, así que estoy listo para servir a mi rey.
Pucel: Espero que mantengas esas palabras, esperaba que el regreso de maldiciones ancestrales se retardara un poco más, pero esto solo prueba que el tiempo en Echeide se agota y mis demonios también acelerarán su regreso.
Aprendiz: ¿Cuáles demonios?

Pucel calló y se dirigió hacia donde estaban los demás.
###############

Lartan ordenó a los soldados encargados de la ballesta gigante y la catapulta que dispararan.

Galen: Pierdes tu tiempo, esos proyectiles no romperán el cerco, deja de malgastar artillería, prometiste que no te dejarías llevar por tus impulsos.

Los proyectiles impactaron en una de las puertas y ésta se consumió hacia su interior dejando una abertura.

Lartan miró hacia Galen.

Galen: Imposible.

Lartan: Cuando careces de conocimientos, te rodeas de aquellos que te puedan asesorar: los proyectiles fueron maldecidos previamente por Pucel. No te preocupes amigo, soy un rey, no me permito rendirme a mis impulsos.
avatar
yeztli
GM
GM

Mensajes : 251
Fecha de inscripción : 28/06/2010
Localización : Pues aquí


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronicas de Echeide Libro 1: Frontera de Mordkhan

Mensaje por Ginriu el Vie Dic 23, 2011 2:04 pm

La maldad en muchas ocasiones esta escondida y solapada, bajo dilemas morales y mascaras de buenas acciones, pero no en ese lugar. En esa torre muerta, antigua cumbre del saber abocada al olvido y ahora ocupada por fuerzas tenebrosas y peligrosas, el mal se puede palpar en cada centímetro del edificio o al menos así fue como se sintió Galen al entrar allí, a ese enorme vestíbulo vació y polvoriento, seguido del escuadrón de soldados del ejercito de Lartan junto a un grupo de guardias de élite junto a varios magos mercenarios o miembros de la Guardia de Galen, que sin embargo había preferido que la guardia se quedara a custodiar la ciudad y mantener el orden, además de que había encargado que uno de los capitanes se encontrara con unos cuantos aventureros a los que días antes el mismo había contactado, aunque dudaba de que aún estuvieran en la ciudad, pero iban a necesitar toda la ayuda posible para tener éxito en la empresa. Una empresa que les costaría la vida a todos ellos, no lo dudaba,Tibicenas era demasiado poderoso, si ni siquiera podían aguantar su presencia ¿ como esperaban derrotarlo? Pero no se desanimaría, había apostado mucho para acabar con Tibicenas, la profanación de su mentor, el pergamino que debilito las defensas de este lugar... no iba dejar que todo eso cayera en balde. Con esa idea en mente, se giro hacia los demás:

-Bien, señores, no les tengo que anunciar que el mal que casi destruye Echeide hace cincuenta años ha vuelto, todos lo hemos visto o sentido y todos tenemos miedo de enfrentarnos a él, a esa leyenda que nadie ha visto nunca, a la que solo los héroes han conseguido vencer... pero no nosotros no somos los héroes ¿ no? Solo somos hombres y mujeres anónimos, de diferentes razas, de diferentes ideales que se van a enfrentar al final del mundo. Eso eran los héroes que le derrotaron en el pasado y puede que nosotros los seamos, !que nosotros destruyamos a esta criatura de una vez por todas y seamos glorificados por milenios por todo Taenirus¡ Pero si no lo hacemos, si no luchamos contra él, no vamos a averiguarlo y yo quiero averiguarlo ¿ queréis vosotros?

Varios gritos de apoyo entre los hombres le respondieron al unisono y tras esperar unos segundos a que cesaran Lartan intervino:


-Hay un cumulo de energía reuniéndose en lo alto de la torre, así que ahí es donde suponemos que Tibicenas se encuentra, pero no iremos a por el todos juntos, pues así seriamos una presa más fácil para las trampas y los hechizos de este lugar. Por lo que nos dividiremos en tres grupos, liderados por tres de mis compañeros y siempre auspiciado por un mago o un ser con experiencia en ese tipo de artes. Un grupo seguirá el vestíbulo y subirá las escaleras principales , otro entrara en la puerta lateral, que parece ir hacia la biblioteca, que comunica con varios pisos y finalmente el último grupo examinara el pasillo en dirección hacia la sala de practicas. Recordad, hay que tener cuidado, en esta torre la magia puebla cada rincón, llenándola de peligros que desafían a la lógica y a la realidad misma, por lo que no confíes en vuestros sentidos y estad alerta, Tibicenas no es el único mal que se ha instalado en este lugar...
avatar
Ginriu
GM
GM

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 25/07/2010
Edad : 25
Localización : Canarias...creo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronicas de Echeide Libro 1: Frontera de Mordkhan

Mensaje por Mess el Vie Dic 23, 2011 7:26 pm

Un ejercito de tamaño considerable estaba entrando en la torre, Trall caminaba transformado en minotauro entre las tropas, mientras los soldados lo miraban extrañados por su forma de exhalar. Respiraba con mucha intensidad, como si hubiera corrido durante horas y necesitara mucho aire para respirar, pero de pronto todo comenzó a oscurecerse para él y cayó al suelo haciendo que los soldados tuvieran que esquivar la caída de su enorme cuerpo en el suelo, el cual hizo un gran estruendo.

Allí estaba de nuevo, entrando con Lithíen y Fata a la Montaña del Tormento. Trall dejó que las dos mujeres avanzaran y él se quedó atrás; mientras que Lithíen hablaba con el Peregrino, Fata cogía tierra. Aquella tierra hacía que a Trall se le erizaran los pelos y un leve escalofrió le recorriera todo el cuerpo, sentía una afinidad con su magia por lo que se agachó y hundió su mano entre los granos de arena y su mano brilló como aquella vez, la vez en que se le concedió su "don". La luz desapareció, ante su asombro, así que dejando eso de lado salió de su escondite y volvió donde estaba el Peregrino que, mientras seguía con su discurso, le miraba fijamente la mano, para luego mirar directamente a los ojos al joven y acabar con una sonrisa.

Volvió en si, estaba rodeado de algunos soldados que intentaban despertarlo, Fata estaba a su derecha intentado ayudar a despertarlo.

Fata: Vamos grandullón, tu irás con el equipo de Lartan.
avatar
Mess
ROLERO
ROLERO

Mensajes : 170
Fecha de inscripción : 23/10/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronicas de Echeide Libro 1: Frontera de Mordkhan

Mensaje por Janox el Lun Ene 02, 2012 8:49 pm

Y aquí estoy, nuevamente ante una tarea de características épicas, derrotar al tipo que se supone fue derrotado por los héroes años atrás, leyendas se tejen en su nombre, historias sobre él se cuentan para asustar a los niños, pero ya no soy un niño, ahora soy un asesino jugando al héroe, un hombre interrumpe mis pensamientos…

Galen: Elrond, tu iras conmigo y Líthien…

Elrond: Supongo que no aceptaras un no como respuesta, ¿no temes que te mate a traición?

Galen: ¿Debería?

Elrond: Sabes que ya no te mate, no veo necesidad de hacerlo, una vez esto termine iré directo hacia el que me contrato, y créeme, no volverá a molestarte…

Galen: Y porque ese repentino cambio de parecer, ¿ya no quieres ser un asesino?

Elrond: Digamos que ese hijo de perra se ganó un enemigo después de nuestro último encuentro…

Líthien: Si ya dejaron de chacharear, podemos empezar nuestro viaje par de tortolos…

Elrond: ¿Siempre es así de simpática o solo cuando se siente atraída por un semi-elfo?

Líthien: Quisieras hibrido asqueroso.

Galen: Esto será divertido…

Líthien: Iremos por la sal de prácticas si no les molesta.

Elrond: Para nada (mientras tensa su arco).

Galen: Seguro, le avisare a los demás, es hora de partir, no se maten mientras no estoy.

Elrond: Sería incapaz de matar a alguien.

Líthien: Eso le tenemos claro, si no Galen no estaría acá.

Elrond: No quería hacerte llorar, pero si me lo pides lo mato…

Líthien: Te estas transformando de a poco en un humano ¿lo has notado?

Elrond: Es mi otra mitad, y aunque no me agrade, es lo que soy, es hora de aceptarlo, he pasado más bien poco tiempo con Galen, pero sin duda es una persona
que lo hace a uno pensar, tú has pasado más tiempo con él, deberías, no sé, ser más amable. Él sabía que yo lo intentaría matar, pero aun así, se arriesgó
para ayudarme cuando nos enfrentamos a eso Namchés, y eso que yo los había abandonado a él y a Lartan…eso me dejo pensando, quizás debo devolverle el favor…

Líthien: Argg, no traje un balde para vomitar, realmente eres más humano que Elfo.

Elrond: Curioso, los humanos me dicen lo contrario, pero yo no soy quien para decir lo contrario, bueno tu cuida mi espalda que yo cuidare la tuya.

Líthien: ¿Y quien cuidara la de Galen?

Elrond: Supongo que el mismo…

Líthien: Eso es más Elfico…

Una vez estuvieran listos todos partirían, quedaba menos tiempo para enfrentar al quizás mayor enemigo que estas tierras jamás enfrentarían…
avatar
Janox
ROLERO
ROLERO

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 28/07/2010
Localización : Aca, Alla, en todas partes o donde haya cerveza.


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronicas de Echeide Libro 1: Frontera de Mordkhan

Mensaje por Ginriu el Vie Ene 06, 2012 5:22 pm

Los soldados estaban nerviosos. No porque se encontraran en una torre de magos en la que cientos de personas fueron masacradas o porque en ella el que esta más allá de un dios o de un demonio se había ocultado y pronto lucharían contra él. Ni el guerrero que los lideraba ni la elfa sonriente ni el mestizo eran los motivos de su nerviosismo y tampoco el hecho de que llevaban interminables minutos recorriendo las polvorientas salas de practicas, en silencio y solo alumbrados por las antorchas y la celeste y tenebrosa luz del bastón de la elfa. Sino porque sentían algo, algo en lo que se concentraban sus pensamientos aunque no quisieran hacerlos. Pero la mayoría pensó que el ambiente del lugar les estaba jugando una mala pasada así que no molestaron a sus lideres con ello , lo que pronto demostraría ser un terrible error.

Galen fue el primero que lo vio, incluso en la oscuridad para él la figura cubierta por una espectral y extraña túnica era bastante visible, por lo que no esperando una reacción, desenvaino su arma:

Galen: ¡Elrond!¡Líthien! ¡Adelantaos y atacar, tratar de mantenerlo distraído para que sea vulnerable a nuestro ataque!

Elrond: ¿De que estas hablando ahora ? ¿ A que te refieres?

Galen: Espera... ¿vosotros no lo veis?

Líthien: Creo que no pero es evidente que tu eres el único que si.

El sonido de una espada cayendo al suelo los hizo girar a uno de los soldados que miraba aterrorizado al frente y segundos después, casi todos los presentes podían ver a la figura encapuchada. Elrond disparo entonces una de sus flechas hacia su cabeza, pero el proyectil simplemente atravesó a la figura, cuyo rostro entonces se descubrió entre la oscuridad, algo que el grupo deseo no haber podido ver: Seis pequeños apéndices que le colgaban de alrededor de su boca,monstruosos dientes y dos filas de pequeños ojos rojos componían ese terrible rostro de ese ser, que entonces alzo su igualmente monstruosa mano y de ella una onda de choque se dirigió a toda velocidad hacia el regimiento, haciendo caer al suelo a varios de ellos, incluyendo a Elrond y a Líthien, no levantándose ninguno de ellos. Mientras Galen se limpiaba la sangre que le salía de la nariz miro hacia el frente, buscando al causante misterioso que sin embargo había desaparecido, pero su atención se fijo en sus compañeros, descubriendo que habían quedado inconscientes a diferencia de los otros caídos, que habían muerto en el acto.

Soldado: Por el Anefri, ¿ que ha pasado aquí?


Galen: Sea lo que sea, dudo que haya acabado, así que no bajéis la guardia y estad atentos a cualquier movimiento. Debemos movernos hacia una posición más defendible, así que...


El alcalde enmudeció al ver como los cuerpos de los soldados muertos se empezaban a levantar lentamente, pero eso no era lo peor, pues lo peor era como su cuerpo se iba transformando poco a poco en una replica exacta de la criatura que los había atacado antes, pero no le dio tiempo a reaccionar pues los caídos lo hicieron primero.

Elrond se despertó al sentir el frió pasto en su cara y recuperándose rápidamente, descubrió que se encontraba en una especie de llanura enorme, en la que lo único que rompía con el monótono pasto era una pequeña casucha, bien construida de solida roca y cerca de ella una adolescente de pelo negro paseaba entre el verdor, resultandole familiar al semielfo, pero no pudo ver más pues al girar su cabeza, se encontró con el monstruoso ser que les había atacado, no tardando ni un segundo en tratar de clavarle su cuchillo, pero al igual que la flecha, el arma solo le atravesó.

????: Vaya, eres insistente... me gusta.

Elrond:¿Que demonios eres?¿Donde estoy?

????: Oh, solo existo en los pensamientos, en la mente, algunos me llamarían un parásito, un monstruo, lo harían si supieran de mi existencia, sin embargo soy el primero de mi raza que ha salido de los planos inexistentes, siguiendo el llamado del que habita en este lugar... Ahora en cuanto a la segunda pregunta,piensa un poco¿ no reconoces a esa adorable adolescente elfa?

Elrond:¿Elfa? No puede ser ¿ esa es Líthien? !Me has traído a su pasado!

????: No exactamente, simplemente estas en sus recuerdos. Al igual que ella en los tuyos y ambos están en un momento clave de su memoria, un acontecimiento que cambio sus vidas y los formo los seres que son hoy. Por eso, debéis detener de impedir ese acontecimiento a un ser extraño que he introducido en este lugar, debéis reconocerlo y matarlo. Cuando lo hagas, te dejare libre, pero si fracasas o el acontecimiento no se produce tu morirás y Líthien vivirá... con su mente cambiada para siempre por lo que no has podido impedir... Lo mismo que te pasara a ti si ella fracasa, por supuesto.

Elrond:Maldito... ¿ que es lo que buscas con este retorcido juego?


El ser contesto mientras su figura se diluía dejando solo al semielfo:

????: En todo el tiempo que he estado aquí, no he podido devorar ninguna mente elfica, así que me dedico a jugar con vosotros y a alimentarme de la mente y del cuerpo de vuestros compañeros, que por cierto, se me olvido mencionarlo, si no te das prisa, puede que te encuentres sin ningún cuerpo al que volver.
avatar
Ginriu
GM
GM

Mensajes : 389
Fecha de inscripción : 25/07/2010
Edad : 25
Localización : Canarias...creo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronicas de Echeide Libro 1: Frontera de Mordkhan

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.